lunes, 13 de abril de 2015

Por una cultura del consentimiento

Nota escrita por Mariela Acevedo, editora de Revista Clítoris para Periódico VAS, abril 2015. 

"Para hoy se esperan dos mujeres asesinadas, así que no haga enojar a su marido y que tenga un buen día". Así podría finalizar la emisión de un noticiero en un futuro no muy lejano en cualquier punto de la Argentina. Y es que los números son tremendos: el cuadro que elabora el Observatorio de Femicidios de la Argentina de la ONG La Casa delEncuentro registra desde 2008 a 2014, las vidas sesgadas de 1808 mujeres. La cifra que indica que una mujer muere asesinada en manos de un hombre, su pareja, ex pareja, amante o desconocido cada 30 horas, sin embargo, sería inferior a la real ya que se basa sólo en los casos de muerte violenta que llega a los medios de comunicación muchas veces por su espectacularidad.
Si ampliamos el cuadro, la cosa no mejora: Según datos de Oxfam, dados a conocer durante 2014, la violencia física o sexual es la primera causa de muerte de las mujeres en el planeta, por delante del cáncer, la malaria, los accidentes de tránsito y las guerras. 

Imaginemos por un momento que un periodista aparece muerto cada 30 horas, ¿dirían que el gremio exagera si expresara que los están matando a la vista de todos sin que nadie actúe ni se escandalice? No son casos de inseguridad (de hecho más de la mitad de las muertes de mujeres suceden dentro del hogar) ni plasman el aumento de la violencia de la vida en la ciudad. Los femicidios son crímenes que tienen como objetivo no cualquier cuerpo, sino el cuerpo de mujeres cis y trans de todas las edades y de distintas clases sociales. El cuerpo feminizado es visto como usable y desechable. No es casual entonces que en muchos casos esos cuerpos rotos sean descartados en la basura. Se trata de crímenes de odio producto de una cultura de la violación. Son los crímenes diarios, cotidianos, en cuenta gotas del heteropatriarcado capitalista.
Ilustración de Mariana Salina para Clítoris 2

Y llama la atención, o no tanto, la defensa que en redes sociales se hizo de cierta forma de masculinidad como reacción a la agitación indignada de agrupaciones feministas que pusieron en discusión el derecho de los varones a la apropiación no consentida del cuerpo de las mujeres: desde el piropo y el acoso callejero al manoseo en los medios de transporte y el insulto ante la expresión de rechazo. Desde el cuestionamiento al consumo de prostitución a la denuncia del ejercicio de la justicia patriarcal sobre los cuerpos de las más pobres. Desde la crítica a las coberturas de los medios de comunicación que suelen hacer hincapié en la vestimenta y otras características de las víctimas a las violencias cotidianas que soportamos todas las que portamos tetas de parte de quienes portan pitos.
Muchos varones y algunas mujeres –hay que decirlo porque nunca faltan las almas femeninas solidarias- apuntaron contra las feministas señalando que se equivocaban –y voy a usar la expresión que más leí- “al poner a todos los varones en la misma bolsa”. ¿En serio? Sí, así: las que aparecen en un conteiner o en bolsas de consorcio a la vera de un río o de la ruta, desnudas, quebradas, son pibas, mujeres jóvenes, chicas pobres en muchos casos, morochitas que para muchos no valen dos mangos, pero los muchachos exigen que cuando señalamos la cultura de la violación de la que ellos obtienen privilegios, tengamos la deferencia de dejar en claro que no estamos hablando de todos. Bueno, perdón, yo sí estoy hablando de todos. Y si no te ponés loquito y me dejás explicar, te cuento.

¿Por qué hablamos de cultura de la violación?

Te hablo a vos, varón heterosexual que tajaí pensando que no tenés nada que ver con esa cultura violenta que se cobra su libra de carne con el cuerpo de las mujeres. Reflexionemos un momento. Ya sé que no todos los varones son violadores potenciales, si esa va a ser tu objeción, me adelanto: no estoy diciendo eso. Ni todas las mujeres somos víctimas. No se trata de una simplificación maniquea.
La violencia tiene diferentes formas de expresarse. Nos horrorizamos con los crímenes porque de forma brutal nos enfrentan a nuestra vulnerabilidad y a la introyección del miedo que hemos hecho carne. Probablemente, la lectora de estas líneas recuerde cuando fue la primera vez que le tocaron el culo, o la llamaron puta, o le pidieron que se cubra para no provocar. Seguramente, eso fue alrededor de los 9, 10 u 11 años. A esa edad los niños juegan a la pelota y se quedan en cuero al sol y nosotras aprendemos que esos pezones que aún no rellenan un corpiño de talla 85 tienen que ser ocultados de todas las miradas.
En mi adolescencia, a los 13 años, me tomé una foto cuando salía de la escuela. Llevaba el jumper gris y una sonrisa con bráquets. Recuerdo que cuando veía la foto con mis amigas bromeábamos que si desapareciera esa sería la imagen que recorrería los medios. Eran los años ‘90 y el crimen de María Soledad Morales se convirtió en una película que fuimos a ver en grupo a la salida de la escuela. Aprender senderos seguros, vestirse pensando en la mirada del otro, tener miedo de alguien que te gusta, miedo a que piense que sos una puta si decís que sí, miedo a no poder frenarlo cuando una quisiera porque dijiste que sí. Estoy casi segura que ninguna de estas experiencias se acerca a la de un varón adolescente heterosexual y alguna de ellas resonará en las experiencias de las lectoras ¿A qué voy con esto?

Ser vulnerable no es lo mismo que ser víctima, pero esa vulnerabilidad nos pone a la defensiva. Hemos aprendido a hacerlo porque los números de las muertas y las sobrevivientes nos indican que es mejor estar alerta. Y eso es así aunque no lo hagamos conscientemente, lo mamamos de pequeñas junto con la culpa y la vergüenza. Pero mientras que las mujeres nos hemos dedicado los últimos doscientos años a pensar esa condición nuestra de subordinadas para modificarla, los varones en cambio no han tenido la necesidad de cuestionar su lugar de privilegio. La cultura les enseña a sentir que tener pito es mejor que no tenerlo y muchos de ellos viven el avance y las transformaciones en el lugar que han ocupado y hoy ocupan las mujeres como un “exceso” de autonomía, o incluso como un ataque a su virilidad.


Susan Brownmiller sostiene que todos los varones participan de la cultura de la violación. Esto quiere decir que mientras sólo algunos se convierten en violadores, disciplinando al colectivo de mujeres, manteniendo bajo control sus cuerpos a través del miedo, todos los varones se benefician de esa cuota de poder. Esto es así aunque usted, querido lector, no sea un acosador que babea y se toca con orgullo su pito en público, porque los privilegios de pertenecer no se desmantelan con la frase “Yo no soy machista” o “Yo también soy la mujer dentro de la bolsa”.

Las mujeres también participamos de la cultura de la violación, pero ojo, nuestro lugar nunca es comparable al de los varones: a nosotras no nos reporta ninguna cuota de poder. Cuando alguien dice, “Ah, pero también hay mujeres machistas” o su variante “las mujeres son las peores machistas”, deberíamos responder, “bueno, está bien, pero eso ¿a quién beneficia?”. No debemos perder de vista que existe una asimetría de poder social que está estructurada por el género, imbricada con otras coordenadas, la de clase, etnia y edad, sin duda. Si no basta ver las coberturas diferenciales de Melina Romero y Lola Chomnalez para evidenciar que mientras una era una vaga que no estudiaba ni trabajaba la otra era una joven que se tomaba un año sabático para pensar qué hacer. Ambas por igual encontraron la muerte prematura y sus cuerpos fueron marcados con el sello de la violencia machista.

Crear una cultura del consentimiento

La cosa no pinta nada bien. Los datos del Observatorio indican que año a año la tasa de femicidio va en aumento. En 2014 se contabilizaron en promedio 20 femicidios por mes salvo en julio que descendieron a 12. Parece un chiste, pero durante el mes del mundial se registró una baja del 50% en la violencia contra las mujeres, tal vez porque los medios no registraron los casos, que pasaron a ser menos interesantes que el show de goles y banderitas de colores o porque los violentos estaban ocupados en algo más divertido que maltratar a la otra mitad de la población con la que comparte este planeta.


El punto es que no podemos negar el problema. Existe una ley de prevención y erradicación de la violencia contra las mujeres, arrancada al Estado pero sin financiamiento. Sin descartar la necesidad de obtener recursos y de fortalecer las instituciones, mientras seguimos cayendo como moscas, personalmente me parece que la lucha se debe dar por otros frentes, el de las microprácticas: el de las resistencias cotidianas.
¿Y cómo? Bueno, si sos mujer, no dejes de visibilizar al machirulo. Alguna de las formas de hacer esto: No silenciarse ante los chistes sexistas, el acoso callejero, u otras prácticas que nos humillan. Ser solidaria con las mujeres, no llamar puta a una compañera, no juzgar sus acciones desde el prisma sancionador que nos separa en putas y santas. Seguro conocés varias formas más.

Si sos chabón, tu trabajo es un poco más arduo, no se renuncia a los privilegios sin algo de dolor y tal vez creas que vos solo no hacés la diferencia, pero intentalo y vas a notar como se descorre un velo sobre esa cultura violenta que hemos naturalizado. En primer lugar hay que entender que el consentimiento precisa que se articule como Sí, positivamente, con ganas. Esto no corre cuando hay alcohol. Si la compañera deseante está ebria, entumecida o desmayada es preferible que avances cuando se le pase. Un no, no requiere insistencia. No es cuestión de convencer a nadie. Cuando estés entre colegas, si uno de ellos comienza a hablar de lo trola, guarra o lo que sea que se le cruzó en su camino, hacé el experimento de pararle el carro. No te asombres si luego en privado otros varones te dicen que eso que hiciste estuvo bien pero que ellos no se animaron. Eso genera admiración, aunque sea silenciosa y alienta a otros a hacerlo si encuentran que existen otros que piensan parecido. Los escotes, las calzas apretadas, los ombligos al aire de quienes vamos por la vida exhibiéndolos no le están pidiendo permiso a nadie para circular. No son señales de provocación que buscan respuesta del tipo: “Seguro que vos sos de esas que se quejan cuando los hombres les hacemos algo”, como leí de una compañera que lo hizo circular en redes sociales. Eso lo escuchamos a diario, el plural que los ubica como parte de una manada no fue la expresión de una imaginaria “feminazi”, “matatipos” sino de uno de tus congéneres. Si te da bronca quedar involucrado en esa cuenta colectiva enojate con ellos y hacé algo por cambiar esa posición de supremacía masculina que todavía no te cuestionaste.
Ilustración de Gato Fernández para el primer siluetazo realizado en Ciudad de Buenos Aires el 21 de marzo de 2015
tras el crimen de Daiana García
Crear una cultura del consentimiento requiere que modifiquemos nuestras prácticas y formas de pensar. ¿Esto va a evitar el próximo femicidio? Seguro que no, pero por un lado hay que empezar. Cuando me puse en pareja con un flaco hace unos años le dije en broma a una amiga: “Bueno, me arriesgo. Ahora tengo más probabilidades de morir baleada, apuñalada, a golpes o quemada” y nos reímos. Nos reíamos con esa risa que se comparte con quien es igual a una, que sabe, conoce, porque le ha pasado o le puede pasar. Nos reíamos porque sabíamos que era cierta nuestra vulnerabilidad, pero que con ella habíamos aprendido a resistir y a tejer alianzas. Nos queda trabajar porque esa broma algún día no tenga sentido. Cuando eso pase habremos transformado entonces esa relación desigual que hoy, día tras día, nos llena de espanto.

Clítoris: los cuatro números disponibles para descarga

Podés descargar los cuatro números de la Revista haciendo click en la tapa del ultimo número
Punki por Aleta Vidal y tapa de Lucha colectiva por Gato Fernández

martes, 25 de septiembre de 2012


Mujer bonita es la que lucha, y para prueba basta ver a las mujeres que ponen el cuerpo en el tercer número de Revista Clítoris. Una entrevista a fondo con Ignacio Minaverry  en las que nos cuenta su aproximación al feminismo, al peronismo y a las luchas sociales pasadas y actuales en su puesta en página en Dora II de próxima aparición por La Editorial Común.
En este número rescatamos una joyita de los ‘80 de la historietista Patricia Breccia, “Cicatrices” publicado originalmente en Feriado Nacional y nuevas  historietas a cargo de la dupla Kortsarz y Castro, Adao Iturrusagarai y Laura Ballés.  Las viñetas de una generación de autoras jóvenes con mucha garra: Keki, Gato Fernández, Majox, Julieta Arroquy y Lucía Borjas. Además el segundo capítulo de la dupla Reggiani-Fernández y el final del ensayo de Alan Moore sobre el sexismo en los cómics. Y el humor gráfico de la pluma de Sipe y Sala.
Recibimos e inauguramos la Primavera Feminista y clitoriana 2012. Encontrá tu CLÍTORIS en Kiosco de Revistas Culturales del Abasto AGÜERO y CORRIENTES, Librería de Mujeres y Mu, punto de Encuentro. O buscá otros puntos de placer en el Facebook de la revista.

jueves, 7 de junio de 2012

Clítoris en Tierra Violeta

El viernes 15 a las 18: Presentación del segundo número d ela revista Clítoris en el Centro Cultural Tierra Violeta.
El evento en Facebook

viernes, 18 de mayo de 2012

Festival Increíble de Historietas, Fanzines y Afines en Teatro Mandril

El próximo festi es el domingo 27 en el Teatro Mandril (Humberto Primo 2758)
Que hay: Feria de publicaciones independientes! Bandas en vivo! Performances! Proyecciones! Mural colectivo en vivo! y también charlas debate: sobre cómo y por qué publicar historieta hoy, amigxs, cerveza y muchas historietas. El Festival Increíble de Historietas, fanzines y afines es itinerante, con miles de participantes que además son re copados, y una organización bestial de gente hermosa como no se ve ni en la tele. Aceptamos dádivas. No cobramos nada, lo hacemos todo de onda y con amor.
Está abierta la convocatoria de manera permanente: manda un mail a festival.increible@gmail.com para traer tu material.

La fecha: domingo 27 de mayo desde las 15 en Humberto Primo 2758 (y Jujuy)  Podés seguir todo lo que pasa en facebook

miércoles, 25 de abril de 2012

El 2 de mayo encontrá tu Clítoris en Palermo

Encontrá tu clítoris en Palermo. El 2 de mayo esteremos en el Club Cultural Matienzo (Matienzo 2424) junto a la Cábula, El Pulp y las Burlesquitas a partir de las 19. Más datos en facebook

viernes, 6 de abril de 2012

Segundo número de Clítoris. Historietas y exploraciones varias


En su segunda edición, Clítoris propone historietas y artículos sobre luchas interrelacionadas, ya que la lucha antipatriarcal es necesariamente antirracista, antiimperialista, anticapitalista.
Rescatamos la historia de Angela Davis y la situación de las cárceles, presentamos la primera parte de un dossier sobre feminismos: cruces y entreveros que enfrentan a los feminismos diversos con esa suerte de fantasma que se esconde tras “el Feminismo”.
Con ganas de seguir saludando el 2012, incluimos fechas memorables para tener en cuenta el resto del año en una agenda de fechas feministas.
Además, la segunda parte del ensayo de Alan Moore sobre el sexismo en los comics.
Historietas e ilustraciones de todas partes a cargo de Patricia Breccia, Mariana Salina, Coty Taboada, Macumba, Eleonora Kortsarz, Julieta Arroquy, Lauri Fernández, Fede Reggiani, Javi Hildebrandt, Diego Jourdan, Gala Comic y Martina Carminati.
 Pronto encontrás tu Clítoris en los puntos de venta de siempre. Seguinos en Twitter como
@RevistaClitoris o en la p'agina de Facebook.


jueves, 15 de septiembre de 2011

INVITACIÓN al lanzamiento de la revista

El lanzamiento de la Revista Clítoris. Historietas y exploraciones varias... tendrá lugar el sábado 24 de septiembre a las 19.30 en el Teatro Mandril, Humberto Primo 2758. Participarán del evento el periodista Diego Rosemberg, (coautor junto a Judith Gociol de La Historieta Argentina. Una Historia, Ed. De la Flor),  la socióloga María Alicia Gutiérrez (autora del artículo "Todo con la misma aguja" incluido en el primer número de la revista) y la madrina de la revista, la historietista Patricia Breccia.

Agradecemos la difusión y lxs esperamos el sábado a compartir un vino y una charla amena entre amigxs.
  

La revista Clítoris, es uno de los diez proyectos ganadores del Concurso de Nuevas Revistas Culturales Abelardo Castillo que el año pasado impulsó la Secretaría de Cultura de Presidencia de la Nación. El premio financia y nos permite editar los cuatro primeros números de una revista de historietas y crítica cultural feminista. Desde ya que el espacio está abierto para recibir artículos, ensayos e historietas que aborden la temática de representación del cuerpo, los géneros y las sexualidades, principalmente en los medios gráficos, pero también en la literatura, las artes audiovisuales, la música y el arte en general. Invitamos a enviarnos sus aportes a revistaclitoris@yahoo.com.ar y esperamos verlos el sábado 24 en el teatro Mandril.

martes, 9 de agosto de 2011

Suscribite y tené tu Clítoris

Suscribite a Clítoris. Historietas y exploraciones varias en Librería de Mujeres Pasaje Rivarola 133.  o mandá un correo a revistaclitoris@yahoo.com.ar

Los cuatro primeros números de Clítoris. Historietas y exploraciones
varias...  x una suscripción de cincuenta pesos, una ganga por una revista de crítica cultural feminista de artes visuales, difusión y promoción de obras de artistas con una visión crítica sobre los estereotipos y roles de género.

¿Y qué hacemos? Bueno, a partir de las historietas y el humor gráfico nos planteamos una
revista que quiere abrir un espacio más de discusión sobre las formas
de inserción de lo marcado como "femenino" en el ámbito de lo
cultural, para discutir sexualidades, géneros e identidades sexuales y
su relación con la distribución de poder económico, político, simbólico.

¿te copás? Escribimos, entonces.

jueves, 21 de abril de 2011

La hora de las voces alternativas por Andrés Valenzuela

espectaculos
Lunes, 18 de abril de 2011
CULTURA › NUEVAS REVISTAS CULTURALES SALIDAS DEL CONCURSO ABELARDO CASTILLO

La hora de las voces alternativas

A partir de la iniciativa de la Dirección Nacional de Industrias Culturales, hubo diez proyectos premiados, con financiación para sostener cuatro números durante 2011. Dos de ellos, NAN y Clítoris, dan cuenta de una efervescencia cultural que empieza a emerger. Seguir leyendo...

lunes, 28 de febrero de 2011

lunes, 14 de febrero de 2011

Mafalda y los derechos de las mujeres

"Paren el mundo, me quiero bajar" es el título de la nota que escribe Carolina Escudero para el sitio Egalitè de Francia con motivo de la entrada de Mafalda al salón de los grandes personajes de la humnanidad. Clítoris opinó sobre la tira de Quino.

Esta imagen fue enviada por Quino al diario La Repubblica, que lo publicó en una doble página con motivo de la protesta que se convirtió en un caso internacional, según señaló el diario Clarín.
Mafalda repitió la respuesta que le dió la dirigente opositora de centroizquierda Rosy Bindi a Berlusconi, quién la ofendió diciéndole en un debate por televisión: "Usted es más bella que inteligente". (Ver post en Desobediencia y Felicidadad)

viernes, 28 de enero de 2011

Entrevista en Revista Ñ

El placer de dibujar
Por Marcela Mazzei

Al género de los superhéroes y la aventura llegó Clítoris, una revista de historietas que se concibe como un espacio para ejercitar una mirada crítica de la masculinidad hegemónica. En esta entrevista, su staff cuenta por qué en un club de varones “cuando dicen ‘dibuja como una mina’ quieren decir que dibuja mal”. Seguir leyendo...


Ilustración de Florencia Pastorella

en Contratapa de Clítoris 0

sábado, 15 de enero de 2011

Clítoris llegó a Illes Balears

El sábado pasado nos hicieron una entrevista por la Revista desde Illes Balears!
Hablamos con Mónica Borrás del programa Capicua, magazine LGTB que puede escucharse on line los sábados de 11 a 13 (hora de Buenos aires) En esta primera parte charlamos sobre el origen de la revista y su nombre, la revista Fierro, los discursos sobre las mujeres y los discursos de las creadoras como Patricia Breccia, nuestra madrina.



Segunda parte de la charla con Mónica Borrás desde Illes Balears. Hablamos sobre las diferencias que pueden percibirse en las historietas de varones y mujeres, algunas intuiciones, pistas, discusiones, sobre lo público y lo privado, lo universal y lo particular en los discursos... y me fui, se me escapó la tortuga y terminé hablando de política, de política sexual y políticas culturales.



Tercera parte de la entrevista en la que hablamos de militancia, visibilidad lésbica y series como Plan V .También de algunos de los hitos que conquistamos el año pasado y los que que aún quedan por alcanzar. Y de final un tema de Calamaro.


lunes, 27 de diciembre de 2010

Nota en Tiempo Argentino


Son las ganadoras del concurso Abelardo Castillo, convocado por la Dirección Nacional de Industrias Culturales, que premia a futuras publicaciones con un subsidio que les permite editar sus primeros cuatro números durante 2011. Seguir leyendo...

lunes, 13 de diciembre de 2010

Clitoris en la prensa

Compartimos la nota sobre la Revista en Las 12, y otra en Cuadritos, periodismo de Historietas y ya que andan por ahi, leanse la entrevista que Elisabet Contrera le hizo a la madrina de Clitoris, Patricia Breccia. Otra reseña, en Artemisa Noticias. Periodismo de género para mujeres y varones, página en la que también se puede acceder a la revista número cero digitalizada.

Pueden bajar la revista num. 0, aqui. y hacernos llegar sus comentarios, criticas y suegerencias a revistaclitoris@yahoo.com.ar

martes, 30 de noviembre de 2010

Concurso de Nuevas revistas Culturales "Abelardo Castillo"

Ganamos. Entre los diez proyectos de Nuevas Revistas Culturales del Concurso "Abelardo Castillo" está Clítoris. Historietas y exploraciones varias.

La idea es hacer una revista de historietas, una publicación de humor con críticas culturales, feministas, que visibilice nuevas imágenes de mujeres. Queremos que las creadoras estén en primer lugar y que el placer de escribir y dibujar tengan un espacio en papel.

Tenemos un número cero de la revista que presentamos al concurso Hernán Bayón (Comunicación UBA), Romina Rodríguez (Sociología UNLP), Ernestina Arias (ANRED-UNLZ), Florencia Pastorella (Bellas Artes UBA), Paula Martínez (Diseño Gráfico UBA) y Mariela Acevedo (Comunicación UBA) quien desee ver la revista puede solicitar que le enviemos una copia digital a revistaclitoris@yahoo.com.ar.

Participaron del número cero las argentinas Patricia Breccia (historietista), Ana von Rebeur (Humorista gráfica) y Laura Vazquez (guionista, crítica, investigadora de historietas y docente en sociales UBA), la feminista mexicana Cintia Bolio (humorista e historietista), Aniel Ender (Historietista madrileña) y la colombiana Nani Mosquera (historietista residente en España)

El espacio está abierto a colaboraciones, aportes, críticas, sugerencias y a todas/os aquellas/os que deseen colaborar con notas, reseñas, gacetillas, etc. e historietas, claro!



Si querés colaborar, escribínos a revistaclitoris@yahoo.com.ar

sábado, 20 de febrero de 2010

Inspiraciones y una coincidencia

Una portada de Wimmen's Comix ayer en SOY con un perfil sobre Roberta Gregory nos motivaron a escribir este post. Habrá sido coincidencia?, pensamos...

Por un lado, queremos mencionar algunas fuentes, hitos o marcas lejanas o recientes que tenemos intenciones de recuperar.

Por otro, nos gusta sentir que podríamos ser parte de una genealogía (nos agrandamos, sí) que retoma hoy preguntas de ayer, para ver como podemos responderlas y si siguen o no siendo pertinentes.

Por ejemplo, pensamos que el video manifiesto, leido a la luz del artículo de Tarzibachi que citamos en el primer post, tiene vigencia, pero a diferencia de los 70 la matriz de interpretación es otra. El video que -acertadamente a nuestro entender- apunta a ciertas formas que toman las relaciones de poder intergenéricas, mantiene sin embargo, una postura heterocentrada y binaria que puede ser discutida desde los deseos, opciones y preferencias de la diversidad de sexos, géneros y sexualidades que permite pensar la teoría queer.

Sin más vueltas, queremos presentar algunas portadas y extractos de trabajos, que antes que nosotrxs, pensaron en un espacio en el que la historieta, el cómic o el tebeo cuenten una historia otra , una alternativa. (Click para ampliar)





















(Aquí más información sobre Revistas de Cómics Feministas) Pero no todo lo hicieron las yanquies.También tenemos inspiración española:

La de Marika y su participación en "Cambio polvo por brillo" de 1993 en el que la editorial colectiva del colectiv* viric* (sí, ya había empezado la moda de cambiar las aes y oes por *,@,x..) decía:
"Os presentamos en las siguientes páginas una nutrida variedad de formas de mirar , de abordar el problema del sexismo, tanto en el cómic como en la vida"

Recientemente -en 2006- el Ayuntamiento de la región de Murcia, España reunió historietistas de distintas procedencias en ...de ellas, de Ediciones de Ponent en el que figuran trabajos impresionantes como los de Cintia Bolio y sus Puras Evas, la historia de Yoko de Victoria Martos o las historias de La Nena de María Alcobre, (que celebramos haya salido en Fierro)

jueves, 18 de febrero de 2010

Historietas y exploraciones varias...

Los relatos culturales de la experiencia de ser mujer en el mundo suelen mantenerse invisibilizados y silenciados, existen casi como un murmullo, pero si prestamos atención allí están, son parte de la prolífica producción de mujeres que en todas las épocas y lugares narraron el mundo.

La psicóloga Eugenia Tarzibachi escribía la semana pasada en Las 12 sobre la hiperrepresentación de un significante vaciado, la mujer, que representan los medios y que exluye las voces de las mujeres como sujetos deseantes: "Se trata de mujeres obvias, unificadas desde la mirada masculina (hegemónica) en un único cuerpo ideal que estalla en miles idénticos entre sí. Son figuradas como una llanura sin secretos: literal y metafóricamente, mujeres planas, chatas, sin pliegues."

Esta hiperrepresentación, este paisaje de cuerpos de mujeres en todas las poses, este exceso de pieles, rostros, cuerpos demuestra a nuestro entender cada vez una mayor ausencia: el cuerpo-mercancía o cuerpo-imagen suplanta a las sujetas deseantes y creadoras.

Del placer femenino queremos hablar, del placer de ser sujetas deseantes y creadoras de mundos. Es por ello que, a riesgo de ser tildadas de esencialistas, nombramos este espacio como el órgano de placer de las mujeres que no suele mencionarse fuera de círculos de especialistas en anatomía o de feministas que reivindican su derecho al goce.

Y nos presentamos: somos mujeres y varones que planeamos este espacio virtual como plataforma de una próxima revista de historietas que de el merecido lugar a las creadoras, dibujantes y guionistas de historietas para mostrar sus trabajos. Pensamos que habilitar este espacio político es una manera de salir a dar la pelea por un espacio simbólico que tenemos derecho a ocupar. Los medios de producción de sentido no pueden ser acaparados por siempre en pocas manos. No buscamos ser mejor representadas, sino que queremos que se reconozca nuestro derecho representar, a nominar, a valorar y dar sentido a nuestra experiencia vital.

Sabemos que no existe un "discurso femenino", o una escritura de nosotras. No, aunque creemos que la perpectiva androcéntrica es la norma sabemos que no es porque se trate de un discurso de varones enfrentado a un discurso de mujeres. Sabemos muy bien que ser mujeres no nos hace feministas y que para producir un discurso diferente necesitamos apropiarnos de herramientas que deconstruyan el mundo heredado.

La idea de crear un espacio en el que las creadoras podamos publicar, no es crear un guetto para que las mujeres hablemos de cosas de mujeres sino crear un espacio político en el se empiece a disputar el espacio simbólico hegemonizado, y en el campo de los comics es evidente, por un discurso dominante que creemos que se puede transformar.

Es por eso que convocamos a creadoras, dibujantes y guionistas de historietas, a participar de este proyecto contactándose con nosotrxs a revistaclitoris@yahoo.com.ar